La imagen de tapa de Open, el libro que retrata su autobiografía.

Andre Agassi, un excéntrico camino marcado por el éxito

En sus primeros pasos lucía con cabellera larga y luego admitió que se trataba de una peluca. En sus 20 temporadas disputadas, no sólo logró imponerse durante 101 semanas como el mejor tenista del planeta sino también como uno de los mejores de todos los tiempos.

Un tenista que marcó una época, la década de los ’90. De personalidad particular y looks extravagantes, se convirtió en dueño de una derecha que combinó potencia con precisión y que le permitió trepar a la cima del ranking mundial en sucesivas oportunidades. A lo largo de su carrera afrontó una crisis de la cual no sólo se repuso sino que volvió más fortalecido aún: es Andre Agassi, un estadounidense de 1,80m. considerado como uno de los mejores jugadores de la historia.

Nació el 29 de abril de 1970 en Las Vegas y desde muy pequeño comenzó a entrenar. Su padre, Emmanuel Agassi, fue un boxeador que participó en los Juegos Olímpicos de Londres 1948 y Helsinki 1952 en representación de Irán. Andre tuvo la posibilidad de practicar desde joven con estrellas como Borg y Connors, hasta lograr debutar como profesional en 1986 para, un año más tarde, ganar su primer título.

Antes de finalizar la década de los ’80, ya estaba ubicado como el cuarto mejor tenista. A la vez que ascendía en el circuito, fue convocado al equipo de Copa Davis y era frecuente verlo en publicidades, por lo que su imagen adquiría protagonismo paulatinamente. El primero de sus 8 Grand Slam (1 Wimbledon, 4 Abiertos de Australia, 1 Roland Garrós y 2 Abiertos de Estados Unidos) llegó en 1992, más precisamente en Londres y con 22 años.

El primer Grand Slam de Agassi, en Wimbledon 1992.

Hacia 1997 sufrió una recaída tenística que lo posicionó en el lugar 141 y le tomó prácticamente dos temporadas volver a su mejor nivel. Casi una década después reconoció haber consumido metanfetamina en ese momento depresivo que transitó, pero también aseguró haberle mentido a la ATP para evitar una dura sanción. Durante 13 años se enfrentó con otro de los pioneros del tenis en los ’90, Pete Sampras. Si bien en el historial terminó 14-20 ante su compatriota, fue partícipe de innumerables duelos que seguramente serán recordados por el mundo del tenis.

Luego de reiterados partidos con problemas en su espalda, fue en 2006 y con 36 años cuando decidió decirle adiós al tenis. El estadounidense alguna vez supo declarar que para él, el tenis se transformó en un medio de vida pero que en realidad sentía un profundo rechazo por este deporte. Paradójicamente, con o sin pasión en cada partido disputado, Agassi selló su trayectoria con 60 títulos, una medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 y un camino signado por el éxito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *