Los tenistas fuera del top 100, los grandes perjudicados.

Coronavirus y tenis: el impacto de la pandemia en los tenistas fuera del top 100

El mundo está paralizado, las economías frenadas y la situación se agrava con el paso del tiempo. La pandemia del coronavirus no distingue continentes ni profesiones; genera miedo, conmoción, incertidumbre y afecta de lleno a aquellos trabajadores que necesitan del día a día para subsistir.

El tenis, un deporte globalizado y necesitado de viajes cada semana, no es la excepción y es una de las tantas actividades que no parece tener una pronta solución. Los directivos de la ATP y la WTA anunciaron la cancelación de todos los torneos hasta el mes de julio, fecha que establecieron con mucho optimismo ya que se avizora un panorama aún más desolador.

La crisis es ostensible y afecta a todos los eslabones del tenis. En este contexto, es útil destacar que no todos los jugadores sufren los daños de la misma manera. Los que están dentro del Top 100, y habitualmente disputan Grand Slam y Másters 1000, disponen de una base económica sólida que les permite surfear la ola con estabilidad. Pero, ¿qué ocurre con los tenistas que no tienen grandes ingresos y se desempeñan en torneos Futures o Challengers? En estos casos, donde los “prize money” son escasos, la realidad es más tenebrosa.

Para estos la ecuación es bastante simple: sin tenis no hay ingresos. ¿Y mientras tanto? ¿Cómo hacen para sobrellevar la crisis? ¿La ATP debería otorgar alguna ayuda? Este último interrogante fue respondido de forma unánime por los jugadores consultados por Golpe de Tenis, quienes manifestaron preocupación, dudas y también deseos de retomar la acción.

“Por el momento no estamos recibiendo ayuda de la ATP ni de ninguna otra entidad”, exclama Facundo Mena.

“Estoy sufriendo económicamente porque no estoy generando ningún peso por ningún lado. No tengo patrocinadores con plata ni ayuda de ningún tipo. Entonces todo es gasto. Es momento de mostrar historias de vidas de jugadores que están más atrás en el ránking”, comenta Facundo Mena, de 27 años y profesional desde el 2010. El nacido en Temperley, zona sur del Gran Buenos Aires y forjado desde los 15 años en el ahora llamado Racket Club dijo que espera un contacto más directo por parte de la ATP y desea que «se logre vender más los torneos challengers”.

En concordancia con lo expuesto por Mena, Hernán Casanova, categoría 1994 y ex 255 del mundo, aseguró: “Al no jugar no genero plata. Interclubes también se canceló por lo que económicamente este año va a ser muy duro. Dos veces por año, desde antes del coronavirus, la ATP entrega dinero a los top 400, ingreso que no es mucho pero al menos ayuda. Pero pienso que nos podrían ayudar en algunas otras cosas, como no pagar el Player Zone y el IPIN”, sostuvo el tenista porteño en referencia a estas aplicaciones que los tenistas deben tener necesariamente para poder participar tanto en torneos ATP y Challenger como de ITF y sirven de modo de identificación y medio de información.

Además dijo que los torneos 15 mil no deberían existir más y sólo tendrían que quedar los 25 mil. “El cambio debería haber pasado hace uno o dos años, no creo que esto vaya a cambiar nada», enfatizó. “La situación económica es muy difícil para nosotros. En lo personal, tengo que seguir pagando los gastos del departamento y otras cosas vinculadas al tenis, y se hace muy complicado aguantar esos montos, sobre todo cuando mis viejos y los que me ayudan tampoco están pudiendo producir”, afirma Mariano Navone (de 19 años) desde 9 de Julio, ciudad en la que atraviesa la cuarenta junto a su familia. “Creo que la ATP y la ITF, con los ingresos que tienen, podrían ofrecer mecanismos de ayuda. Por otro lado, no tenemos jugadores que nos representen en el consejo de jugadores y que muestren nuestra realidad”, sigue diciendo.

En la misma línea se expresó Francisco Cerúndolo una de las principales figuras del futuro argentino: “A medida que la cuarentena se va extendiendo todo se va haciendo más difícil por la falta de motivación y por no ver nunca la luz al final del túnel. Considero que la ATP debiera buscar la manera de dar subsidios o créditos a futuro que nos permita atravesar el momento con mayor tranquilidad. Los que estamos del puesto 150 para atrás no tenemos ahorros grandes”.

“Yo estoy viviendo con mis papás, no vivo sólo, por lo que económicamente me afecta pero no tanto como a otros que deben mantenerse sólos. Está muy difícil y por más que sea lo que nos gusta, el tenis es nuestro trabajo”, apunta Francisco Cerúndolo.

Su hermano, Juan Manuel (18 años y 345 ATP), agregó: “Ojalá esto ayude a repensar ciertos esquemas del tenis, como por ejemplo el poco dinero que se reparte en premios en los torneos menores”. El poco o inexistente contacto de la Asociación de Tenistas Profesionales con esta clase de tenistas y la escasa representación en el consejo de jugadores que preside Novak Djokovic son temas que se repiten en las voces de los protagonistas, los grandes afectados por la pandemia.

“Hay que ser solidarios”, declaró Mariano Kestelboim desde su casa mientras aprovecha el tiempo de inactividad para instruirse sobre otros temas fuera del tenis. “Esta situación es difícil para todos. En el caso nuestro, si no tenemos torneos, no tenemos ingresos y creo que ese es el desafío: repensar cómo se puede hacer para que los que estamos fuera del top 100 obtengamos más dinero, porque de eso vivimos”, piensa.

“Con respecto a las posibles soluciones, entiendo que la ATP está pensando la forma de sacar a flote todo esto porque evidentemente no es fácil. Por el momento no estoy recibiendo ayuda por parte de nadie”, sintetizó.

 

DESDE OTRA PERSPECTIVA

Una situación distinta, aunque también incómoda y perjudicial, es la que afronta en estos tiempos Federico Delbonis, quien se tomó unos minutos para dialogar con Golpe de Tenis. El hombre de Azul, ubicado desde hace años dentro de las mejores raquetas del mundo y factor decisivo en la consagración de Argentina en la Copa Davis 2016, mostró su preocupación por la situación que atraviesa el país y se refirió a las dificultades que arrastran los tenistas de menor ránking.

“La ATP debe cuidar a todos los jugadores, no sólo a los tops”.

“Veo complicada la vuelta del circuito por tratarse de un deporte que implica muchos viajes por diferentes continentes en cuestión de días. Pero si esto es lo mejor para el país me parece bien. Se están barajando muchas opciones, pero para eso, es fundamental saber cuándo será la vuelta al circuito para que, a partir de ahí, tanto la ATP como el consejo de jugadores tomen las mejores decisiones”, explicó.

La inactividad no afecta tanto su situación económica y sobre esto opinó: «Por lo que sé, la ATP está trabajando en busca de soluciones para los más desfavorecidos. Esta es una situación que afecta mucho más a los que viven el día a día. Nosotros, los top 100, tuvimos la suerte de haber juntado más dinero pero obviamente que en algún punto a todos nos perjudica. Se debe cuidar a todos los jugadores, no sólo a los Tops”, concluyó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *