Federer festeja su triunfo en París. Foto: Depor.

Federer eliminó a Wawrinka y chocará con Nadal

Roger Federer venció a Stan Wawrinka en cuatro parciales muy disputados y será rival de Nadal en semifinales.

Parece un cuento de hadas pero simplemente se trata de Roger Federer. Un hombre incansable, desafiante,  que se ocupa de estar torneo tras torneo, día tras día, dejando sin palabras a los amantes del deporte. Hoy, en los cuartos de final de Roland Garros, el Maestro suizo impuso otra versión inapelable para derrotar a su amigo Stan Wawrinka por 7-6 (4), 4-6, 7-6 (5) y 6-4 y volver a disputar la semifinal en París por primera vez desde 2012 (perdió con Djokovic en sets corridos).

El helvético, que volvió este año a jugar torneos sobre polvo de ladrillo después de tres años (cuatro en Roland Garros), dejó a todo el mundo impresionado con un tenis que escapa de lo cotidiano, de la racionalidad y, hasta en un cierto punto, termina generando bronca. Es que Roger hace lo que quiere y cuando quiere y parece burlarse constantemente de sus oponentes que por más que lo intenten todo y por momentos lo superen, siempre terminan opacado por sus genialidades.

Federer y Wawrinka jugaron un partidazo, rememoraron su anterior cruce en Paris, pero esta vez fue el actual tres del mundo quien finalizó festejando. En 2015, Stan venció a Roger en tres parciales y terminó coronandose campeón. Hoy la historia fue diferente y aún habiendo desperdiciado innumerable cantidad de chances de quiebres y teniendo que sufrir ante un efectivo y peligroso Wawrinka, la leyenda viviente consiguió llevarse un triunfo que lo llena de optimismo de cara al compromiso de semifinales.

El saque y red, jugada repetida en el suizo de 37 años de edad, volvió a ser un arma clave en el partido, así como también la jerarquía y la cabeza fría a la hora de disputar los tie breaks del primer y tercer parcial. Federer mostró falencias para capitalizar oportunidades de rotura y eso fue tomado a la perfección por Wawrinka que, por el contrario, quebró dos veces en cinco chances. Sin embargo, Roger estuvo lúcido con todos sus golpes, varió alturas, jugó puntos brillantes y también supo mantenerse a tiro en distintos tramos del juego en el que fue superado por su compatriota que, a base de disparos profundos y veloces tanto con el drive como con el revés, lo puso en severos aprietos.

En el cuarto parcial Federer era mejor y tenía contra la espada y la pared al 28 del mundo. No obstante, no era capaz de concretar las ventajas (convirtió 2 sobre 18 en todo el partido) y eso le permitía a Wawrinka seguir ilusionado con dar vuelta la historia. En el 3-3 una fuerte tormenta determinó la suspensión del partido durante una hora y diez minutos, agregándole suspenso y dramatismo al mismo. A la vuelta de la acción el nacido en Basilea y dueño de 20 Grand Slam, hizo estallar las gradas de aplausos y avanzó otra vez a la semifinal de Roland Garros, donde tendrá que enfrentarse con Rafael Nadal por trigésima novena vez, en lo que será un duelo emocionante y muy esperado por todos los fanáticos del tenis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *