Roger en una conferencia de prensa en Roland Garros. Foto: Marca.

Federer: «Mi nivel de decepción por la derrota es baja»

Roger Federer compareció ante los medios de comunicación en la rueda de prensa de Roland Garros apenas después de ser derrotado duramente en la primera semifinal del torneo a manos del español Rafael Nadal. El suizo, analizó el partido sin muchos reproches, se refirió a las dificultades que trae el viento y tuvo palabras de elogios para el mallorquín, que avanzó a su duodécima final en París.

«Cuando está en el peloteo, le mete mucho spin a la derecha y controla muy bien desde el lado del revés. Es muy complicado encontrar un hueco, especialmente con viento. Tuve mis oportunidades pero no las suficientes para haber ganado hoy; él ha sido mejor sin dudas», comentó el helvético en referencia al juego del balear. Inmediatamente reflexionó acerca de lo difícil que es enfrentarlo, específicamente en polvo de ladrillo. «Te hace sentir incómodo por cómo se defiende. No hay nadie que pueda acercarse a cómo juega Nadal, es increíble cómo juega desde el fondo de la cancha. Creo que yo no he jugado mal, él tuvo que sacar su mejor tenis para marcar la diferencia», siguió.

Sin dudas el viento jugó un papel preponderante en la jornada parisina y el suizo lamentó que eso haya desvirtuado un poco el juego, aunque lejos estuvo de excusarse en ese factor climático. «Nadie puede jugar de la forma que quiere con viento. Llega un momento en el que simplemente te sientes feliz por meter la pelota y no hacer el ridículo. No se puede entrenar en condiciones así: todo pasa por la forma correcta de pensar y el trabajo de pies. Sin embargo, esto fue para los dos y él lo hizo de forma increíble», aseveró el suizo que en agosto cumplirá 38 años.

«En el primer set, todo se basó en acostumbrarse al viento, lo que era excesivamente complicado. Son momentos en los que te preguntas qué puedes hacer y qué no, de si debes jugar pelotas planas o liftadas. Hubo momentos en los que te sentías bien con el viento y otros en los que no controlabas nada. En el segundo parcial, mi mayor arrepentimiento fue haber sufrido un quiebre con el viento a favor. Si hubiera evitado eso, quizá hubiera sido otro el resultado del set», analizó Federer según su visión de cómo se desarrolló el partido.

El nacido de Basilea finalizó un torneo más que positivo, teniendo en cuenta que no jugaba en Roland Garros desde el 2015 y con sólo cinco partidos en canchas lentas, se metió en la semifinales del torneo. Roger valoró su gran actuación y aseguró haber disfrutado de su vuelta a París. «El apoyo de la grada no ha podido ser mejor, quizás uno de los mejores en mis 20 años de carrera en Grand Slam. Siempre han estado apoyándome tanto en los partidos como en los entrenamientos. Mi nivel de decepción por la derrota es baja. En cuanto al juego, creo que me he sorprendido a mi mismo por lo lejos que he llegado», enfatizó.

Por último, el máximo ganador en la historia de torneos grandes fue consultado por sobre una posible vuelta a Roland Garros el año que viene, a lo que el suizo respondió que no sabe lo que puede suceder pero que ha disfrutado mucho jugando la gira de polvo de ladrillo y que «eso puede ayudar a mis opciones de volver a hacerla en 2020».

Fuente: Punto de Break.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *