La familia unida, después de una conquista de Novak en Roma.

Mamá de Djokovic: “El estadio sólo aplaudía a Federer, éramos un puñado de fanáticos de Nole“

En una extensa entrevista con el medio Blick Sport, Dijana, la mamá de Novak Djokovic, quien sufre y reza desde las gradas cada vez que su hijo mayor está en problemas, confesó que la derrota de Nole en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro con el argentino Juan Martín del Potro le rompió el corazón y afirmó que jamás imaginó que su hijo sería el mejor del mundo.

Además catalogó a Roger Federer como “un poco arrogante“ y contó cómo vivió la dramática final de Wimbledon 2019. “Vi muchos partidos pero ese fue el más difícil. El estadio sólo aplaudía a Federer, sólo éramos un puñado de fanáticos de Novak. No es común que los rivales me molesten pero esa vez me molestó porque Federer es un poco arrogante. Cuando él tuvo dos pelotas para partido, tomé mi cruz y recé. Soy creyente, uso el amuleto todo el tiempo y a menudo me salva en momentos difíciles. En ese momento, me dije a mí misma ‘Nole, puedes hacerlo, lo has hecho dos veces, puedes hacerlo de nuevo’“.

Djokovic se consagra campeón de Wimbledon 2019.

La infancia del serbio no fue para nada sencilla: la situación del país, en guerra, no era la apropiada para incursionar en un deporte caro como el tenis y la economía de la familia, en ese momento arraigada en Kopaonik, era muy baja. “Me despertaba todas las mañanas y no sabía cómo comprar el pan“, dijo. Sin embargo, tanto ella como Srdjan, padre de Nole, hicieron hasta lo imposible para ayudarlo a cumplir su sueño, al punto de tomar prestado dinero de personas que hacían negocios ilegales. “Creo que fuimos muy valientes, si tienes un objetivo en mente, de alguna manera se logra. Pienso que si hubiese nacido en otro país, todo habría sido diferente, pero no teníamos apoyo en Serbia. Hemos tenido muchas noches sin dormir“, comentó Dijana.

“Nunca fui una madre ambiciosa, ni en mis sueños más salvajes había imaginado que mi hijo algún día sería el mejor del mundo. Desde que comenzó, todo en nuestra familia se ha centrado en el tenis. Ninguno de nosotros jugó en absoluto. A la edad de seis o siete años, lo llevamos a un campamento cerca de nuestra antigua casa. Allí conoció a la entrenadora Jelena Gencic en el club de tenis Partizan: ella lo tomó y dijo que después de Mónica Seles, no había visto a un niño más talentoso en el área“, relató sobre el comienzo de la legendaria carrera de Djokovic.

Detrás de cada éxito siempre se esconden historias fabulosas dignas de ser contadas. Y por más que de lejos sólo se observen los triunfos y los momentos felices, todas las estrellas conviven con frustraciones y tristezas. “La derrota en los Juegos Olímpicos de Río todavía me rompió el corazón. Novak es un niño feliz al que no le cuesta llorar. Sin embargo, las lágrimas de ese día fueron las más grandes que le he visto: tenía todos los requisitos previos para ganar oro pero el deseo no le fue concedido. Tenía el problema en el codo y no podía soportar la presión. Sintió que había decepcionado a la gente en Serbia“, aseveró.

Por último, Dijana se refirió a la necesidad de tener más tiempo libre para disfrutar de su hijo y dijo que hoy pertenece más al mundo entero que a su propia familia. “Extraño el tiempo que solía tener con Novak, lo anhelo. Me encantaría estar a solas con él durante media hora para hablar, reír, llorar, solo nosotros dos. Pero es un lujo imposible, él tiene muchas obligaciones y siempre tiene demasiadas personas a su alrededor“, finalizó.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *