Peña López en Parque Norte, luego de su entrenamiento.

Manuel Peña López: “Extraño mucho a mi familia y amigos, pero estoy persiguiendo mi sueño”

Con una enorme humildad, simpatía y buena predisposición, el tenista mendocino nacido en Chacra de Coria en 1998, Manuel Peña López (471º ATP y 272º ITF), accedió a las 18 hs del día miércoles a una placentera entrevista con Golpe de Tenis en la ciudad de Buenos Aires (Parque Norte). El talentoso tenista de 21 años de edad conversó con profundidad sobre diversos temas una vez terminado su entrenamiento vespertino y se mostró ansioso por reencontrarse con sus padres, quienes en ese momento se encontraban viajando desde Mendoza a la capital del país para malcriarlo un poco antes de que emprendiera viaje a Italia, su próximo destino. Debutó en ATP el 12 de agosto de 2015 y en su última participación, la semana pasada, llegó a la final M15 de Pinamar donde perdió con Pedro Sakamoto.

Es dirigido desde hace cinco meses por el ex jugador Juan Pablo Brzezicki, fue sparring del equipo de Copa Davis en 2015, llegó a jugar los cuartos de final de Roland Garros en la categoría junior, tiene una gran experiencia junto a Janko Tipsarevic y disputó muchos partidos con algunos de los jóvenes que hoy pelean en los puestos más altos del ránking mundial como Stefanos Tsitsipas, Denis Shapovalov y Alex de Miñaur. El mendocino mostró su lado más humano, contó la historia que se esconde detrás del gran jugador de tenis, recordó con nostalgia algunos momentos de su vida y se refirió al sueño que persigue desde que tomó su primera raqueta, cuando apenas tenía 7 años. Manuel Peña López, el tenista que adora a Federer y Nadal, y que sueña con seguir creciendo cada día.

¿Cómo te sentiste en Pinamar, qué balance hacés del torneo?

Jugué mi tercera final Future (hoy llamado World Tennis Tour). Fue muy difícil porque se me cruzaron muchas cosas por la cabeza, quería ganar mi primer torneo. Me pesó mucho a nivel mental y emocional, pero el balance de la semana fue muy positivo: gané partidos muy buenos y jugué muy bien. En la final, con Pedro (Sakamoto) entré predispuesto a que iba a ser una batalla y me mentalicé mucho la noche anterior, pero a la hora de jugar el partido me puse muy nervioso y el costado mental me costó bastante. El partido fue parejo, duro, podría haber tenido más chances en el segundo set.

¿Cómo fue tu infancia? ¿A qué edad y por qué comenzaste a jugar al tenis?

Arranqué a jugar al tenis a los 7 años. Mi familia tiene unas canchitas de pádel allá en Mendoza y siempre mi papá y mi tío se juntaban a comer asados y a jugar entre ellos, ya que era un deporte que en Mendoza se jugaba mucho. Ahí me dieron ganas de empezar a pegarle; empecé a jugar con ellos hasta que un día mi papá me preguntó si quería empezar tenis y le dije que sí. De la cancha de pádel me pasé a la de tenis. Tuve mucho apoyo de mis padres, especialmente de mi viejo.

Te viniste a Buenos Aires siendo muy chico…

Con 17 años me vine solo desde Mendoza. Fue un cambio muy grande, de estar con tu familia y que te hagan todo, pasé a estar acá sólo, a tomarme colectivos para todos lados, a tener grandes responsabilidades y eso me ayudó a madurar un montón. Pero bueno, tenía que hacerlo porque en Mendoza no había un nivel de entrenamiento tan alto como en Buenos Aires y por eso fue una decisión de la que no me arrepiento.

¿Te pasaron situaciones que te hicieron pensar en volver a tu ciudad?

Hace un año y medio tuve una racha que en ese momento me dolió bastante porque sentía que estaba haciendo las cosas bien y parecía que se habían alineado todos los planetas para que me salga todo en contra. Fue una frustración muy grande por la que casi dejo de jugar. No sé si hubiese dejado de hacerlo porque no dejé: la pasión y el amor por el tenis ganó, y seguí remando. Pero sí, se me pasó por la cabeza dejar de jugar.

¿Cómo estás desde lo económico? ¿Recibiste ayuda de la Asociación Argentina de Tenis?

Tuve la suerte de siempre ir recibiendo apoyo. Cuando era junior recibí apoyo de la AAT; cuando estaba Tito Vázquez también recibí ayuda, la ITF (Federación Internacional de Tenis) y la COSAT (Confederación Sudamericana de Tenis) me pagaron giras sudamericanas y las giras por Europa y Grand Slam, en ese sentido tuve mucha suerte. Y gracias a los resultados que obtuve en junior, tuve de sponsor a Janko Tipsarevic y me dio un lugar en Serbia para entrenar, algo que estuvo muy bueno. Hoy ya no estoy más con él porque corté relación hace unos 8 meses. Hace 5 meses comencé a entrenar con Brzezicki y gracias a él me surgió una ayuda muy grande con un amigo suyo, con quien estoy muy agradecido porque es quien me está apoyando.

Experiencias junto a Tipsarevic. ¿Qué significó jugar con un ex 8 del mundo?

Fue impresionante, increíble. Tuve la oportunidad de jugar con él en Ginebra (2016). Ganamos un partido y después perdimos con Steve Johnson y Sam Querrey, fue tremendo. En ellos se notaba mucho la diferencia en la potencia y en la mentalidad que tienen a la hora de entrenarse, prepararse y de hacer todo el trabajo que implica este deporte, que tiene mucho sacrificio. Hay un montón de cosas que hay que hacer que parecen pequeñas pero al sumarlas es un montón. Cuando sos chico por ahí las pasas por alto, no te das cuenta y en ese nivel, están en todos los detalles y te sacan diferencia.

Jugaste los cuartos de final de Roland Garros en Junior y fuiste sparring del equipo de Copa Davis en 2015. ¿Cómo viviste esos momentos?

En Roland Garros para mí fue el mejor torneo que he jugado. Fue impresionante, me sentí protagonista, en un nivel muy bueno, perdí con el campeón de ese año y me sentí de igual a igual. Antes había ganado tres partidos, dos de ellos fueron maratones durísimas. Además fue increíble porque un montón de personas fueron a ver los partidos, muchos gritaban mi nombre, algo que no voy a olvidar nunca. Fue una experiencia increíble que cada vez que la recuerdo me emociono. En la Copa Davis fue una experiencia diferente y linda pero no me sentía protagonista porque yo estaba en un lugar que lo podían ocupar muchos. Es como que yo estaba dando una mano al equipo, algo que está buenísimo porque entrenas con jugadores muy buenos como Schwartzman, Delbonis, Mayer y Berlocq, pero no era protagonista. Fue una experiencia distinta, era dar lo mejor de mí y ayudar. Había una química y una armonía impresionante en ese equipo.

¿Quiénes fueron tus ídolos?

Mis ídolos son Federer y Nadal, no puedo elegir a ninguno por sobre el otro aunque creo que siento algo más por Rafa cuando juegan entre ellos porque siento que él siempre se esfuerza más que Federer. Pero como que es mentira porque sé que Roger tuvo que trabajar un montón para ganar todo lo que ganó, pero siento que tiene un talento inigualable que hace que las cosas para él sean un poquito más fáciles. De Roger me encanta el estilo y la simpleza que tiene para jugar. De Rafa me encanta la garra, el físico, la motivación y el corazón. Trato de imitar mucho a Nadal a la hora de la competencia, del aliento, de cómo muestra su imagen adentro de la cancha. No le muestra nada al rival, tiene una imagen muy fuerte y eso a los rivales los hace sentir que tienen que jugar increíble para poder molestarlo.

En la actualidad, ¿En qué nivel tenístico estás? ¿Te sentís preparado para dar el gran salto a los torneos ATP?

Siento que tengo que seguir trabajando de la misma manera. Mejoré mucho en el último año a nivel tenístico y mental. Fui entendiendo y madurando en un montón de aspectos importantes. Entendí, cuando jugué con Tipsarevic, Johnson y Querrey, que para ellos cepillarse los dientes es igual que para mí: hacen todas las rutinas de físico, elongan, pasan por masajistas, para ellos es muy normal pero para mí o para los jugadores que están más abajo nos cuesta entenderlo. Hay que comprender que hacer todo eso es normal y que por hacer eso, voy a poder cumplir los resultados y las metas que tengo. Hay que trabajar y dar lo máximo en todos los aspectos, alimentación, descanso, físico. Esto yo lo aprendí, fue un cambio que hice y me ayudó a subir de nivel. Y para dar otro salto más grande creo que tengo que seguir perfeccionándome en ese sentido y mejorar la confianza, que es muy importante y se adquiere ganando.

¿Ayuda a los tenistas la modificación que se hizo en el circuito ITF? ¿Favorece a que lleguen más jugadores a jugar torneos ATP?

Este cambio que hicieron te beneficia en algunos sentidos y te perjudica en otros. A mí me beneficia porque con el ránking ATP que tengo (471º) entro bastante bien a los torneos World Tennis Tour. Pero a nivel de Challenger, que el año pasado pude jugar casi la mitad de los torneos, ya no entro porque se achicó la clasificación. Antes tenía la posibilidad de ir, firmar la clasificación y jugar. Ahora ya no tengo la posibilidad de hacerlo porque es solo para cuatro lugares, algo casi imposible de lograr por el ránking que tengo. Prefiero continuar jugando torneos M25 para seguir sumando e intentar llegar a las instancias finales para sumar puntos ATP.

¿Cómo definirías tu juego, cuáles son tus fortalezas y debilidades?

Las debilidades no las voy a decir así no las saben… (risas). Trato de hacer un juego intenso, mi físico es explosivo, me gusta llevar el punto a una intensidad bastante alta, que la pelota viaje rápido, hacer que mi rival tenga que subir su nivel. Tengo una derecha buena, rápida. Logro aperturas y variar las alturas, eso hace que los rivales no sepan en qué lugar de la cancha posicionarse y es un arma que tengo difícil de contrarrestar. Mi revés es bastante sólido, logro variaciones con el slice. El saque tengo que trabajarlo. Mi superficie favorita es el polvo de ladrillo porque es donde más días paso, también me gusta jugar en cemento lento.

¿Cómo es la relación con tu entrenador Juan Pablo Brzezicki? ¿Qué aporta el hecho de que haya sido tenista profesional?

La relación es increíble. Nos conocemos hace poco y siento que lo conozco de toda la vida. Las cosas que aportan los ex jugadores es que ellos saben perfectamente lo que yo estoy sintiendo en cada momento. Ellos lo vivieron en carne propia, y que se pongan en el lugar del jugador y te puedan dar el consejo justo me hace sentir muy cómodo. Además sabe un montón de tenis, de estrategias, cómo resolver situaciones, técnicas del juego y eso te hace subir de nivel.

¿Cuál es tu mirada del tenis actual, con los históricos aún vigentes y con muchos jóvenes peleando arriba?

Creo que Nadal y Federer son de otro mundo. También Djokovic es impresionante. Pero creo que a ellos les queda poco tiempo, ojalá que no y que puedan seguir mucho tiempo más. Viene una camada buena con Zverev, Thiem, Shapovalov, Aliassime. Yo tuve la oportunidad de jugar con Tsitsipas en muchos torneos junior, compartíamos más o menos el mismo ránking, y nos íbamos pasando mutuamente. Con Shapovalov también compartí pero él  no tenía buenos resultados cuando yo estaba. También jugué con Alex de Miñaur, Tylor Fritz y Reilly Opelka. Son jugadores que de a poco se van a ir metiendo si logran mantener la perseverancia y la paciencia. Hoy, con toda la tecnología  que hay, se estiró mucho la cantidad de tiempo que juegan los tenistas, antes se retiraban siendo más jóvenes. Eso hace que sea más difícil llegar porque hay muchos más jugadores con mucha experiencia.

¿Objetivos para 2019?

Me gustaría seguir sumando torneos y tratar de ganar mi primer torneo World Tennis Tour. Es una meta que tengo. También quisiera terminar dentro de los 60/70 de este ránking y conservar el puesto que tengo en el nivel ATP porque es un puesto bueno y con este sistema se hace muy difícil conseguirlo.

¿Extrañás a tu familia, amigos y tu ciudad?

La verdad que sí. Extraño muchísimo a mis amigos, a mi familia. Por suerte tengo la oportunidad de que hoy llegan mis padres a visitarme, están llegando ahora al aeropuerto así que ahora los voy a ir a  buscar. Soy muy familiero y de estar mucho con amigos. En ese sentido la paso mal, pero yo estoy persiguiendo mi sueño, algo que me encanta y le estoy dando con todo para adelante, espero que se dé en algún momento.

Una respuesta a “Manuel Peña López: “Extraño mucho a mi familia y amigos, pero estoy persiguiendo mi sueño””

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *