Pete Sampras celebra su último título en el US Open 2002. FOTO: Tennis World USA.

Pete Sampras, un ícono en la historia del “deporte blanco“

Fue por mucho tiempo el máximo ganador de Grand Slam y solo le quedó la espina de no haber ganado ningún Roland Garros. Un tenista de personalidad tímida, que con su enorme talento, transformó al tenis en un deporte popular.

Con un estilo de juego clásico, elegante y conservador, brilló en la década del noventa y fue catalogado por muchos como el mejor tenista de todos los tiempos. Alcanzó marcas históricas que recién comenzaron a superarse en el Siglo XX con la aparición de Roger Federer y protagonizó una de las rivalidades más apasionantes en la historia del deporte junto a Andre Agassi. Se trata de Pete Sampras, quien finalizó seis años consecutivos en la cima del ránking mundial (récord vigente en la actualidad) y cosechó un total de 64 títulos ATP.

Pete Sampras y Andre Agassi en la final del US Open 1990.

Nació un 12 de agosto de 1971 en la ciudad de Washington DC, capital de los Estados Unidos y contrajo matrimonio en el año 2000 con la actriz Bridgette Wilson, madre de sus dos hijos (Christian Wilson y Ryan Nikolaos). Desde muy chico comenzó a jugar al tenis y su enorme talento vislumbraba una carrera colmada de éxito. Se transformó en profesional en 1988 y su gran desempeño dentro de la pista, que contaba con un particular armado de los golpes y con un servicio descomunal, rápidamente rindió los frutos con el título alcanzado en el US Open del 1990.

El despegue definitivo de Sampras estuvo signado en su país; a partir de ese título, que lo convirtió con 19 años en el jugador más joven en ganar el Abierto de los Estados Unidos, encadenó años y años de glorias y se transformó en un ícono del deporte, a tal punto de ser considerado como la cara favorita del “deporte blanco“. Conquistó seis ATP World Tour Finals, siete Wimbledon, cinco US Open y dos Australia Open, reuniendo un total de 14 Grand Slam, marca superada por Roger Federer en 2009 y posteriormente por Rafael Nadal y Novak Djokovic.

El 12 de abril del 1993 el norteamericano ocupó el primer puesto del mundo y acumuló un total de 286 semanas en esa posición (segunda marca histórica en la Era Abierta). Pete manejaba todos los golpes con mucha sencillez y eso lo transformó en el dueño del deporte hasta principios del 2000. Su juego propio de la vieja escuela, de saque y red, sumado a la tranquilidad para sentir el tenis tanto dentro como fuera de la pista, provocó la rivalidad con su compatriota Agassi; una personalidad opuesta y un estilo enfrentado al de Sampras, que se complementó para formalizar así un duelo que mejoró la calidad del deporte y popularizó al tenis.

“Pistol Pete”, apodado así por la forma en que desplegaba sus golpes y que se asemejaba a una pistola por la velocidad de sus disparos, enfrentó a Roger Federer en Wimbledon 2001, partido que quedó en poder del por entonces joven suizo, quien tomó su legado y le arrebató gran parte de sus hazañas. El retiro de Sampras fue conmovedor. A los 31 años, cuando muchos lo daban por terminado, el estadounidense conquistó un nuevo título en el All England Club y posteriormente venció a Agassi en la final del US Open 2002.

Esa heroica ante su rival de toda la vida fue el último capítulo de la carrera del legendario Sampras, que eligió el mismo escenario de su primera y última conquista para decirle, entre lágrimas, adiós al tenis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *